Reservar Online

Villa Adam & Eve

Cuatro habitaciones | Superficie: 214m2

.

Para los que buscan el siguiente nivel de comodidad, la respuesta es: Villa Adam & Eve.

Una villa con arquitectura tradicional de la región que se despliega aprovechando el declive natural del terreno, con espacios interiores llenos de luz y una piscina privada. Las cuatro suites de este alojamiento poseen una decoración minimalista, con un toque que recuerda cada instante que esta villa está dentro de un jardín: un papel de pared con motivos vegetales y muebles claros que aumentan aún más la luminosidad de las habitaciones. Todas las suites poseen baños privados (dos de ellos con bañera y dos con cabina de ducha) y dos suites poseen también televisor con LCD.

Reservar Ahora


Esta villa ofrece:

- Wi-Fi gratis
- Teléfono
- Caja de seguridad gratis
- Tres televisores con LCD (uno en la sala de estar y otros dos en las suites)
- Aire acondicionado
- Aparcamiento gratuito
- Mesa exterior con diez sillas, para disfrutar de las comidas.
- Ocho tumbonas en el exterior
- Cocina equipada (lavavajillas, placa de inducción, horno eléctrico, horno microondas y tostadora)
- Cafetera expreso
- Frigorífico con congelador
- Lavandería con lavadora
- Servicio de limpieza 5 días por semana
- Toallas de baño
- Batas de baño
- Secador de cabello
- Plancha y tabla de planchar


La sala es colosal, con una decoración moderna, simple y bien distribuida. Los muebles de colores claros y neutros se superponen con toques de amarillo, verde y de madera. En la zona de estar hay una alfombra en la que apetece andar descalzo y que contrasta con el suelo de piedra, dos sofás y un televisor con LCD, mientras que en la zona de comedor encontramos una mesa para ocho personas.


Y si las otras habitaciones ya eran amplias, en la cocina corres el riesgo de perderte. Blanca, totalmente equipada y con salida directa al jardín privado de la casa. Esta podría considerarse la cocina de los sueños, si el sueño de sus vacaciones incluye cocinar.

De hecho, en Villa Adam & Eve corres el riesgo de no querer irte nunca. Es que además de toda la comodidad de los espacios interiores, todavía hay un jardín privado con piscina y parrilla. Pasarás el día entero bañándote o tomando sol en una de las tumbonas.
Solo de pensarlo, ¡ya estamos celosos!